Actitudes y cualidades del empresario exitoso ante la crisis

Los mejores empresarios y genuinos son tenaces, audaces y entusiastas por naturaleza; tienen una vocación emprendedora que los impulsa a buscar nuevas oportunidades y a tomar decisiones empresariales, aun en entornos muy inciertos.

¿Pero cuáles son las actitudes y mentalidad que los empresarios exitosos asumen en tiempos de crisis?  ¿ Cuales son las lecciones que los empresarios de la Mype deben poner en practica de su experiencia en tiempos de normalidad? ¿ Qué exige una crisis como la actual del empresario para salir adelante?

Numerosos estudios recientes destacan las siguientes actitudes:

[image_with_animation image_url=”6252″ animation=”Fade In” hover_animation=”none” alignment=”” border_radius=”none” box_shadow=”none” image_loading=”default” max_width=”100%” max_width_mobile=”default”]

LA RESILIENCIA   

Según algunas de las definiciones más sencillas, la resiliencia “Es la capacidad para superar la  adversidad y salir fortalecido”; es decir, es esa cualidad que permite convertir la adversidad en un aliciente para la acción encontrando nuevas oportunidades. Implica una actitud de autoreflexión constante que le permita superar el desanimo o el miedo la y encontrar los aprendizajes que lo orienten a descubrir oportunidades donde solo se ven problemas e incertidumbre.

Durante la crisis de la pandemia se experimenta un alto grado de incertidumbre, pero un empresarios resiliente gestionará positivamente el presente y futuro de la empresa, visualizando y creando posibles escenarios, encontrando oportunidades para continuar, sabedores de que no todo está mal y que se puede cambiar, adaptar, reinventar. Ser resiliente, facilitará al empresario el ordenamiento de actividades en el proceso de reactivación empresarial con una dinámica constante hacia satisfacer las nuevas necesidades de una demanda que cambian aceleradamente.

[image_with_animation image_url=”6312″ animation=”Fade In” hover_animation=”none” alignment=”” border_radius=”none” box_shadow=”none” image_loading=”default” max_width=”100%” max_width_mobile=”default”]

Estamos inmersos en la globalización, somos parte de un todo, las empresas son parte de la economía a nivel  mundial y son parte de la economía a nivel nacional. Ambos niveles tienen un grado de influencia sobre la actividad empresarial, por lo que es necesario analizarlos para encontrar las oportunidades de negocio y planear para el futuro. Realizar un ejercicio de análisis del entorno permite definir ¿qué ha cambiado?, ¿cómo ha sido el cambio? , ¿Cómo responder mejor al cambio? Estudiar lo que ocurre en el entorno para llegar a definir aquellos aspectos que se deben priorizar, descartar, reevaluar, retomar, aplazar.

Algunos de los aspectos que hay que tomar en cuenta son los cambios en los mercados mundiales, en la competencia, nuevas condiciones de los proveedores,  el aspecto sociocultural, en la políticas y la economia.

DESARROLLAR UNA MENTALIDAD ESTRATÉGICA

El empresario debe desarrollar habilidades y capacidades para hacer una correcta lectura de las situaciones que se presentan, poder analizarlas y definir acciones que sean coherentes con su oferta actual o la nueva oferta de valor específica, que será la que lo distinguirá de la competencia. No se trata de copiar, sino de encontrar aquello que no ofrecen los demás y que les dará a los clientes una razón para preferirnos.

Para desarrollar estas habilidades de pensamiento estratégico es necesario activar:

  1. La rapidez de respuesta y ejecución de acciones encaminadas al logro de sus objetivos. Aprovechar todas las oportunidades para su empresa y que son parte de su propuesta de diferenciación.

  2. La constancia, o sea, llevar a cabo las actividades de manera fluida sin desenfocarse de la meta. Fijar un ritmo de trabajo e impulsar a su equipo a trabajar sobre este y ser consistentes con el estándar que nos diferencia de la competencia.

  3. Simultaneidad: Capacidad de observar los cambios en la competencia y realizar actividades empresariales al mismo tiempo. Manejar la empresa, pero siempre atento a lo que sucede en el entorno.

  4. Orientación al logro: Capacidad de mantener su objetivo presente, sin desviar sus acciones hacia cosas menos relevantes o que lo alejen del resultado y de lo que le permite fortalecer la diferenciación de su producto o servicio,

  5. Ser proactivo y búsqueda de alianzas: No siempre se puede hacer todo, por lo que la capacidad de tomar iniciativas para forjar alianzas es esencial.  Ese acercamiento a otros empresarios y a los demás se convierte en una actitud relevante, por eso es necesario  salir en búsqueda de alternativas, de apoyos y al mismo tiempo de ser propositivo con los aliados para sacar ideas adelante.

El Observatorio Mype es una fuente de contenido basado en estudios y análisis de las problemáticas que afectan directamente al sector Mype para su dialogo constructivo.

Otro sitio elaborado por allinproject.co

English Español