Mujeres jóvenes Emprendedoras de la Mype Informal

Un perfil cambiante para una actividad que se traslada de generación en generación


1. Introducción

La relevancia de las Mypes en la economía radica en el uso intensivo de mano de obra, el alto grado dinamizador de la economía local y el consumo interno, además de su impacto en la distribución de la riqueza en la sociedad. También es importante señalar su papel determinante como canal de sobrevivencia y posiblemente como la única opción ocupacional para mujeres jóvenes de escasos recursos y nivel educativo que buscan integrarse a la economía.

En este documento se pretende tener un acercamiento de las mujeres empresarias jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y 30 años, que se dedican a hacer negocios desde la micro y pequeña empresa informal.

Los factores que se analizan a lo largo de este informe son:

  • Preferencias y comportamientos empresariales
  • Motivos para la creación de empresas
  • Expectativas y grado de satisfacción con su empresa
  • Nivel de desarrollo y uso tecnológico
  • Problemas o dificultas afrontadas y pendientes de superar
  • Factores de éxito de sus negocios

Antecedentes

Según datos de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples correspondientes al año 2019, de la Población Económicamente Activa del país conformada por mujeres asciende a 1,274,253 personas; una tercera parte, equivalente al 36.5% de éstas oscilan en edades entre los 20 y 34 años, como se puede apreciar en la Figura 1.

En los últimos 5 años el empleo formal creció un 1% anual en promedio. Con una tasa de población ocupada que crece a razón del 2.2% anual, la gran mayoría está destinada a ocuparse en el sector informal, el cual registra tasas de crecimiento promedio superiores al 5% anual.

Según un Estudio de la Universidad de Santiago de Chile, un hombre tiene una probabilidad del 7.84% de tener un empleo formal, mientras que una mujer tiene un 5.28% de tener un empleo de calidad. Un joven menor a 30 años, su probabilidad es del 5.20%; Si además del sexo, se adiciona nivel de escolaridad y tipo de institución donde se formó, una mujer con 25 años de escolaridad aprobados que tuvo una educación en institución privada tiene 85.3% de probabilidad de tener un empleo de calidad versus un hombre con las mismas características con un 90.7% de probabilidad [1].


[1] Rev. Est. de Políticas Públicas, 6(2): julio – noviembre 2020, 0-0 http://dx.doi.org/10.5354/0719-6296.2020.58399 ISSN edición web: 0719-6296 ©Copyright 2020: Universidad de Chile, Santiago (Chile)

2. Perfilamiento de las Mujeres jóvenes de la Mype

A continuación, se presentan los datos más sobresalientes respecto al perfil de las mujeres jóvenes emprendedoras de la micro o pequeña empresa del sector informal. El principal hallazgo, es que se empieza a observar una mayor inclinación a usar canales digitales y una mayor conciencia de la necesidad de ser capacitadas en ese aspecto, especialmente en aquellas que registran niveles educativos de bachillerato para arriba.

a) Nivel Académico

En cuanto al rol académico-laboral, 90% de las mujeres jóvenes de la Mype incluidas en el estudio se dedican exclusivamente a  trabajar y un 10% además de dirigir una mype informal, también estudia. Este es aspecto importante, en tanto que la imposibilidad de acceder a un tipo estudio paralelo a su actividad económica, se convierte en una limitante muy grande para su desarrollo profesional y el de su propio emprendimiento.

48% de las encuestadas lograron terminar su Bachillerato, 28% hasta 9no grado, 11% completó el sexto grado, 3% ha obtenido formación a nivel Técnico y un 3% ha obtenido algún grado universitario. Resulta interesante el hecho, de que a medida la Mype crece de tamaño, el nivel de estudio es comparativamente mayor. En las microempresas de subsistencia el nivel educativo es menor[1]. Esta correlación entre tamaño de la Mype y el nivel de estudio, destaca cómo el nivel de educación es predictor del nivel de crecimiento y éxito potencial de los empresarios Mype, que desean crecer y desarrollar sus negocios.


[2] De acuerdo con esta misma encuesta, los porcentajes de Mypes con finalización del bachillerato es del 61% del sector pequeñas empresas, y de apenas 37% en el de subsistencia.

b) Motivaciones Principales para Emprender un negocio

Al preguntarles a las emprendedoras jóvenes sobre las motivaciones personales para crear un negocio, 29% se inició como micro o pequeña empresaria por herencia familiar, 28% no encontró un primer empleo, 24% por la posibilidad de tener mayores ingresos, el 16% por el deseo de ser independiente y un 3% decidió emprender después que le despidieron del trabajo.

Cuando se profundiza la atención en el 10% de las mujeres jóvenes empresarias que también estudian, 45% se inició en el negocio por herencia familiar, y las que se vieron motivadas por que les despidieron del trabajo ascienden al 27%.

c) Percepción de la problemática social de la juventud

Con el propósito de conocer la percepción de las encuestadas respecto al principal problema que según ellas consideran enfrentan los jóvenes en general en El Salvador, el 45% señaló la falta de oportunidades para acceder a un empleo formal como la principal dificultad, seguido del 24% la falta de apoyo para emprender un negocio y 15% la inseguridad, como los tres principales problemas. Luego en menor escala aparece un 7% que identificó la violencia hacia la juventud, 4% el gasto de tiempo y dinero en consumo de información improductiva y con un porcentaje igual a este último la falta de oportunidades para seguir estudiando.

d) Futuro del Negocio

Además de las motivaciones que han llevado a las mujeres jóvenes a emprender, también se buscó conocer si tienen intenciones de permanecer con sus negocios o existen factores que influyen para que desistan de la empresa y opten por otras opciones de ingresos en el futuro.

Resulta hasta cierto punto sorpresivo, el hecho de que la mayoría desea continuar con sus negocios.

81% manifestó estar decidida a continuar como empresaria. (De estos el 57% considera expandir su negocio actual, el 23% continuarlo como está, y el 1% opinó que dejará el emprendimiento actual para iniciar con uno nuevo).

El restante 19% está conformado por las mujeres jóvenes encuestadas que opinaron a futuro esperan abandonar su negocio: 15% al encontrar un empleo formal más el 4% que emigrará a otro país. Esta tasa de propensión a emigrar, relativamente pequeña entre las Mypes de mujeres jóvenes, es consistente con los resultados más recientes del Observatorio Mype, y que ubica la propensión a migrar en la Mype en general, en una tasa por debajo del 6.1%.

e) Medios Transaccionales Preferidos

De los aspectos más relevantes del estudio se refiere al cambio de preferencias en relación a la disponibilidad de utilizar servicios financieros.

Los datos se encuentran en el siguiente gráfico.  Es de resaltar la preferencia a manejar dinero en efectivo con un 88% de las mujeres jóvenes empresarias encuestadas, versus el 12% que se inclina por medios electrónicos. Pese a ser bajos, estos resultados están sobre la media de la Mype en general antes de la Pandemia, y adicionalmente no significan que no estén dispuestos a realizar otro tipo de transacciones por medios digitales.

Por ejemplo, hacer trámites bancarios les resulta más atractivo al 56% por medios electrónicos. (principalmente digitales), versus el 44% que prefiere acudir a una agencia. Estos resultados demuestran una tendencia a una mayor adopción digital, en tanto que en el pasado, los estudios han revelado tasas de adopción y disposición a lo digital muy bajas.

Posiblemente los comisiones y recargos que han asociado las instituciones financieras a los productos y servicios electrónicos tienen repercusión en la percepción que tiene el 52% de las emprendedoras al considerarlos como opciones de elevados costos para hacer uso de ellos.

Otros factores importantes para resaltar son: respecto a la disposición para tomar cursos virtuales de educación financiera, el 67% manifestó que le gustaría, el 61% que teme a los fraudes en los medios electrónicos y 53% opinó que no le costaría aprender a usar medios electrónicos.

f) Situación y expectativa en cuanto a las ventas de sus negocios

Entre las mujeres jóvenes empresarias participantes en el estudio, un 77% considera sus ventas actuales en una situación normal respecto a períodos anteriores, 21% respondió que han bajado y el 2% que son altas.

En cuanto a expectativa de nivel de ventas para los próximos tres meses, el 70% espera que sean mejores, 29% que se mantengan igual y el 1% que se vean disminuidas.

g) Conclusiones

  • Las mujeres jóvenes empresarias de la micro y pequeña empresa informal han incursionado en esta opción ocupacional motivadas principalmente por la herencia del negocio y ante la falta de acceso a un empleo formal.
  • Quienes además del rol como empresarias tienen la posibilidad de estudiar, tienen muchas más opciones de inserción productiva: un porcentaje consideran que ello los puede permitir acceder a un negocio formal, aspiración importante para ese 10% que estudian y trabajan.
  • La gran mayoría, sin embargo, por carecer de opciones de estudio, no están incluyendo entre sus opciones futuras dejar el negocio. En tanto que la posibilidad de crecimiento depende del acceso a nuevas capacidades de gestión, resulta esencial proveer de formas adecuadas de formación y aprovechar el alto porcentaje que le gustaría recibir capacitación por la vía virtual.
  • A diferencia del pasado, las emprendedoras de la Mype informal, están teniendo mayores disposiciones a manejar los trámites bancarios por medios electrónicos. Sin embargo, para el manejo de sus operaciones y el día a día, la abrumadora se inclina por las operaciones en efectivo.
  • Respecto al uso de productos financieros, 98% respondió que posee préstamo y solamente el 15% dispone de productos de depósito y ahorro. La penetración de los servicios de ahorro sigue siendo muy bajos en la Mype informal, y en particular como servicio de resiliencia ante la crisis.
  • Un alto porcentaje muestra disposición a tomar cursos de educación financiera de manera virtual. Esa es una tremenda oportunidad para aquellas Mypes cuyas propietarias tienen nivel de bachillerato y cuyo porcentaje aumentan en la pequeña empresa.

La gran mayoría de mujeres jóvenes propietarias de micros o pequeñas empresas informales no tienen intención de abandonar su negocio.


Ficha Técnica

  • Sondeo realizado del 10 al 16 de junio 2020, dirigido a mujeres de 18 a 30 años propietarias de una micro y pequeña empresa informal.
  • Con actividades de Comercio, Servicios, Transporte, Agropecuario, Producción, Comedores y Restaurantes.
  • Número de mujeres encuestadas 230.
  • 95% de confianza y 6.5% de error máximo aceptado
  • Con negocios establecidos en los 14 departamentos del país.
Fuente: Observatorio Mype, julio 2021

Noticias Relacionadas

ÍNDICE DE CONFIANZA MYPE DEL PRIMER TRIMESTRE 2021 MEJORA LEVEMENTE

ÍNDICE DE CONFIANZA MYPE DEL PRIMER TRIMESTRE 2021 MEJORA LEVEMENTE Al cierre del primer Trimestre 2021, las dudas e incertidumbre Read more

MYPES TURÍSTICAS AÚN CON PROBLEMAS PARA REACTIVARSE… pero mejorando lentamente

MYPES TURÍSTICAS AÚN CON PROBLEMAS PARA REACTIVARSE… pero mejorando lentamente 1-Introducción. A 11 meses de la emergencia sanitaria por COVID-19, Read more

MYPES RECUPERAN CONFIANZA EN LA ECONOMÍA AL CIERRE DEL AÑO 2020

MYPES RECUPERAN CONFIANZA EN LA ECONOMÍA AL CIERRE DEL AÑO 2020 Después de 2 trimestres en continua mejora, la percepción Read more

ÉXITO DE LAS MYPES DEPENDERÁ DE SU CAPACIDAD DE APROVECHAMIENTO DE LA TECNOLOGÍA

Según el CGAP del Banco Mundial, para las próximas décadas, la tecnología en los negocios ya no será opcional, su Read more

Suscríbete