PERSPECTIVAS ECONOMICAS PARA LA MYPE 2021

Perspectiva moderadamente optimista para el sector, si la dinámica actual continua

La economía salvadoreña tuvo sus momentos más difíciles entre mayo y junio de 2020, logrando a la fecha, contra todo pronóstico, recuperarse más rápido de lo previsto.

Entre los sectores que han liderado este rebote está la Mype, la cual se conoce por su alto grado de informalidad, por encima del 90%, dando ocupación a 2 millones de salvadoreños.

Para el año 2021, aunque por la coyuntura electoral, se anticipa un primer semestre incierto, Observatorio Mype estima que una vez pasada esta fase, y en un contexto de mayor control de la Pandemia, el año 2021 registrará un repunte de la actividad de la Mype mejor que el registrado durante el 2020, impulsado principalmente por los siguientes factores:

INCREMENTO DE LAS REMESAS

Según datos de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples 2019, más del 24% de los hogares salvadoreños, equivalente a más de 1,600,000 personas, reciben remesas familiares, ingreso que es utilizado en un 96% para gastos de consumo.

Las remesas tuvieron una recuperación muy acelerada a partir del mes de junio, lo que ha permitido que, pese a la Pandemia, se registre un crecimiento del 3.5% acumulado anual a septiembre 2020. Analistas predicen, que el crecimiento será por encima del registrado en el 2019 si la tendencia continúa, que fue del 4.5% de crecimiento.

El anuncio reciente del gobierno de Trump de prolongar el Estatus de Protección Temporal (TPS) y el cambio de gobierno a una administración demócrata, permite predecir de forma razonable  que habrá mayor apertura y menos presiones sobre la población emigrante, y que el tema de la normalización del estatus de la mayoría de la población migrante podría avanzar, y que no hay razones para pensar que el flujo de remesas disminuya, especialmente cuando la población local demanda mayor ayuda de sus familiares en USA en mejor situación

Según la imagen anterior, en el momento de mayor impacto de la pandemia en nuestro país las remesas tuvieron una caída en su tasa de crecimiento de hasta -11.6% de enero a mayo 2020 con respecto al mismo período del año anterior, llegando algunos organismos especializados ante este resultado incluso a pronosticar caídas superiores al 20% en el flujo de remesas para el presente año.

Al cierre de noviembre se muestra un crecimiento del 3.5%, lo cual indica que se ha recuperado el ritmo de crecimiento contra todo pronóstico en un 130%, con altas probabilidades de superar al cierre del año 2020 la tasa de crecimiento del 4.8% del año pasado.

DINAMISMO DE LOS SECTORES ECONÓMICOS 

En el siguiente gráfico se muestra como al Segundo Trimestre del 2020, las mypes de todos los sectores económicos (esferas color rojo) hacían una ponderación pesimista de la economía, calificando el momento no apto para la inversión ni aumento en la producción, dado que suponían un decrecimiento de la demanda de sus servcios y productos.

Para el cierre de Septiembre 2020, con la reciente apertura de la economía esa ponderación mejora en todos los sectores económicos pasando a un sentido Neutral y ligeramente optimista. Es un movimiento de punto de inflexión importante hacia arriba.

Como se mencionó anteriormente, el 96% del flujo de remesas familiares es utilizado para necesidades de consumo, dinero que es inyectado directamente a la economía libre de especulaciones y concentración de ingresos, convirtiéndose en un fuerte dinamizador de los sectores económicos, entre ellos sin duda la Mype.

Este dinamismo también puede advertirse con el comportamiento del Índice de Valor Agregado Mensual, que tiene como principal objetivo señalar la trayectoria interanual de la actividad productiva, y de esa forma proporcionar señales a los agentes económicos sobre la tendencia-ciclo de la actividad económica y sus cambios.

El comportamiento mensual del IVAE para aquellos sectores que tienen mayor vinculación con el sector informal, tanto por la actividad de intercambio comercial como por el aporte al empleo informal. En particular, los sectores Construcción, Comercio, Transporte e Industria, registran una reactivación rebote acelerada impactando positivamente en la Mype.

Después de tener un período con tasas negativas de crecimiento mensual superiores al 20% entre marzo y mayo 2020, pasado ese tiempo, han sabido recuperarse y encontrar comportamientos sostenidos de crecimiento en adelante, pudiendo lograr al cierre del ejercicio 2020 alcanzar los mismos resultados de antes de la pandemia.

Menor impacto ha sido el que se refleja en el sector agropecuario, en el cual ha existido un comportamiento constante del indicador sin mayores retos planteados por la pandemia, teniendo de enero a septiembre 2020, en promedio mensual un crecimiento de 0.0%.

En el Sector financiero se visualiza un comportamiento estable. Analizar su comportamiento es importante. dado que, las mypes no lograran apalancar su sostenibilidad y desarrollo si su principal proveedor de recursos financieros enfrentara una situación crítica. Este sector posee la disponibilidad de fondos suficientes para seguir proporcionando a las Mypes los recursos financieros que necesiten en el reinicio, sostenibilidad y crecimiento de sus operaciones.

El único elemento que debe advertirse en cuanto al sector financiero es que deben incrementar sus esfuerzos innovadores para entender las nuevas necesidades y configuración de productos que la pandemia trajo consigo de cara a las nuevas formas de hacer negocio que han desarrollado las mypes en general.

Los sectores más afectados por la pandemia y que registran una reactivación lenta son los sectores de Turismo, Alojamiento y Educación.

El año 2021 permitirá poner a prueba toda la capacidad inventiva e innovadora que han desarrollado durante este año, para garantizar la continuidad de sus negocios.

MYPE TENDRÍA RIESGO POLÍTICO BAJO

Aunque a nivel de los principales agregados económicos, el primer semestre debido a las elecciones se vislumbra con altos niveles de incertidumbre que podrían impactar el dinamismo de la economía, las Mypes, por la naturaleza local y vecinal de la gran mayoría de sus operaciones, están menos expuestas a la dinámicas propias de sectores empresariales más formales, y/o con posiciones monopólicas en el mercado. Aún así, la prudencia de los agentes económicos y la incertidumbre de los resultados electorales permiten prever un primer semestre lento para la Mype, como ha ocurrido en el pasado.

Las perspectivas del segundo semestre, aclarada la situación fiscal, y ya en un escenario de mayor control de la Pandemia, permiten estimar un segundo semestre, en el que los sectores rezagados como el Turismo, Educación y Alojamiento, empiecen a registrar una mayor incremento en sus ventas, lo que unido a los factores ya mencionados, se prevé mejorará sustancialmente las perspectivas de la Mype, en general.

EMPRESARIOS DE LA MYPE TIENEN EXPECTATIVA POSITIVA DEL CIERRE DE AÑO

Abordados por el Observatorio Mype en septiembre 2020, 66.7% de quienes realizan actividades de Producción opinó que espera un entorno favorable para los negocios al cierre del presente año. El 66.3% del sector Comercio tuvo la misma opinión y un 63% de los pertenecientes a actividades de Servicios tuvo una opinión similar. Como puede notarse en el gráfico, más del 50% de los empresarios entrevistados de todos los sectores se encuentran con una sensación de optimismo en cuanto al clima de negocio de futuro.

La Expectativa mide la percepción de los MYPEs informales sobre como esperan que se comporte la economía y particularmente sus negocios en los próximos meses.

Hasta el momento, desde el mes de junio, ya por 7 meses consecutivos la Mype ha registrado una recuperación sostenida, por las siguientes razones:

  1. Capacidad de Adaptación ante las adversidades
  2. Espíritu emprendedor y optimismo que caracteriza a los empresarios mypes
  3. Su dinámica empresarial empujada por la supervivencia y no por el carácter especulativo de las finalidades de lucro.
  4. Disposición de fondos del sistema financiero para continuar acompañando sus necesidades de recursos financieros.
  5. Crecimiento constante de los flujos de remesas familiares
  6. Los planes de rehabilitación y continuidad de negocios impulsados por los empresarios formales que demandan de sus productos y servicios

A manera de conclusión, podemos deducir que la pandemia deja como factores positivos para encarar el año 2021, los siguientes aspectos:

  1. Orientación de mejora en los hábitos de consumo de la población, siendo más razonables que emotivos al momento del gasto.
  2. Incremento de productividad de las empresas, promovida por la necesidad de optimización de costos operativos y la digitalización.
  3. Mayor adopción de tecnologías y comunicaciones para fines empresariales, y nuevas oportunidades de desarrollo paras las Mypes.
  4. Mayor sentido de identificación con la adopción de herramientas para el manejo y mitigación de imprevistos (hábitos de ahorro, adquisición de seguros, decisiones de negocio con mayor razonamiento que emotividad, etc.)

En suma, Observatorio Mype estima que, mostrando una cierta diferencia con la dinámica de toda la economía, la Mype, dada la mejora del ambiente macroeconómico del segundo semestre 2020; la activación de todos los sectores de la economía al final del ejercicio; la creación de nuevas capacidades de resiliencia motivadas por la pandemia; el mayor control de la Pandemia en el año 2021, y el poco impacto del ambiente político en el dinamismo del sector, se puede estimar de forma razonable que las perspectivas del sector son moderadamente positivas, en un escenario de continuidad de la dinámica actual.

El Observatorio Mype es una fuente de contenido basado en estudios y análisis de las problemáticas que afectan directamente al sector Mype para su dialogo constructivo.

Otro sitio elaborado por allinproject.co

English Español